Salir de casa

Por Alfonso V Larrea Barroso.

En tiempo de pandemia y cuarentena quizá nos vamos de paseo con mayor frecuencia que antes, pero esta vez por los caminos de las redes.

Un español dice que la pandemia no era previsible y, por lo tanto, era ilógico haber producido y almacenado durante años material sanitario, entre ellos: respiradores.

Puede ser. Pero no puedo evitar pensar que, si el virus se pudiera matar con balas, ya lo hubiésemos liquidado, pues sí nos hemos preocupado de fabricar y almacenar durante decenas de años armas y balas.

Ninguna potencia podrá agredir sorpresivamente a la otra. Incluso, no seremos sorprendidos por los extraterrestres, si existen y deciden atacar la tierra. Ambos riesgos sí están previstos y para ellos estamos preparados. Sin embargo, se nos olvidaron los virus.

Lo olvidamos porque las pandemias no eran hasta hoy un problema de los “humanos”, sino de los “africanos”. Lo olvidamos porque nos hemos preparado para exterminarnos y no para salvarnos.

España e Italia padecen fuertemente la pandemia. La Unión Europea centra su atención en los “Coronábonos” y no el Coronavirus.

Nadie convoca con urgencia al Consejo de Seguridad para cohesionar a los países del mundo en torno a una estrategia común contra la enfermedad. Antonio Guterres y el Papa hablan y piden o ruegan por la paz mundial.

La Organización Mundial de la Salud es atacada por el “Capitán Pandemia”, desesperado por ocultar su criminal incapacidad para proteger al pueblo norteamericano.

En América, la Organización de Estados Americanos enmudece, tal y como si su único mandato fuese incentivar los enfrentamientos en América Latina o porque quizás Almagro no ha recibido aún la orden de Washington.

El gobierno de Estados Unidos se queja de que Cuba está politizando la situación de crisis que ellos viven, que están siendo agredidos de este modo. Carece de moral ese gobierno para hacer tal reclamo, cuando en politizado e inhumano actuar mantiene y recrudece el bloqueo comercial a Cuba, dificultando la batalla sanitaria por salvar vidas e incrementando las penurias del pueblo.

Sin embargo, estoy de acuerdo en que no es momento para dirimir diferendos políticos, de difundir las imágenes de las fosas comunes en New York y ejemplificar con ello la tesis del fracaso capitalista. El sufrimiento de los pueblos no puede ser una “oportunidad política”, sino el momento oportuno para mostrar los mejores valores del ser humano.

Cuba ha sido receptiva, no a la demanda del gobierno de Estados Unidos, sino al sufrimiento del pueblo norteamericano. Es fácil de probar el hecho con solo observar el enfoque noticioso oficial en relación con la pandemia y en particular con la situación en Estados Unidos.

Seguro estoy además que, si New York lo pide, habrá médicos cubanos en sus calles. En condición de igualdad con los médicos norteamericanos y con todo su personal de salud, y que llevarán el único propósito de “arrimar el hombro” y multiplicar las manos de los que luchan por salvar vidas, de compartir lo que tenemos. Debería Estados Unidos hacer lo mismo con el pueblo cubano.

Además, deberían hacer lo mismo aquellos cubanos que quieren ver plagada de calamidades nuestra patria sólo para probar la ineficacia del socialismo. Vergüenza y desprecio inspiran los que, para satisfacer sus aspiraciones políticas o egoísmos, son capaces de desear y mirar con indiferencia la desgracia del suyo o de otros pueblos.

Los que en esta hora desean canjear “ayuda” por “concesiones” para así “salvarnos” deben saber que eso carece de integridad. Además, pregunten a los puertorriqueños “qué tan bien” los ha acompañado y auxiliado Trump durante sus momentos de desgracia. Recuerden como les lanzo rollos de papel sanitario; como quien lanza monedas a mendigos. Igualmente, recuerdo la frase martiana de: “pueblo que se somete, perece”.

A los que conociendo del daño que ocasiona al pueblo cubano la política de Trump inundan las redes con la frase “Trump 2020”. Pues SI, de acuerdo: “SOLO HASTA EL 2020, NO MÁS”.

El daño que provoca su incapaz y demencial egolatría no solo afecta a nuestra gente, sino también hiere al pueblo norteamericano, que no lo merece, así como no lo merece ningún pueblo del mundo.

Ese no es el camino;  no es es la solución.

”No sirve a los intereses de EEUU o del pueblo cubano intentar empujar a Cuba hacia el colapso. Incluso si eso funcionara -y no lo ha hecho durante 50 años- sabemos por nuestra dura experiencia que los países tienen más posibilidades de disfrutar de una transformación duradera si su pueblo no está sometido al caos”. Barack Hussein Obama II.

Caminar por las redes, a veces, no es tan placentero e incluso puede ser peligroso. Hay algunos que también allí deberían estar en cuarentena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s