El cuidado de la salud mental en tiempos de cuarentena

Por Lilian Rosa Burgos Martínez

La emergencia y rápida propagación del virus SARS-COV-2 se ha convertido en una contingencia que ha dañado la salud de más de 1,5 millones de personas en todo el planeta. Ante la crisis global existente y la desarticulación del funcionamiento ordinario de la vida cotidiana, la angustia y la incertidumbre, dejan huellas notables en la memoria colectiva. El trauma social experimentado en los países más afectados por la pandemia hace latente el sufrimiento que aqueja a la humanidad en este 2020.

En países como Cuba, donde el golpe causado por la pandemia ha tenido una intensidad menor, también pueden sentirse los efectos de la cuarentena y de la crisis social emergente. El distanciamiento y aislamiento social, como medidas adoptadas para detener el contagio, tienen costos psicológicos y un efecto particular en la salud mental.

De acuerdo al informe presentado desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el pasado mes de marzo para referirse a los aspectos psicosociales asociados a la COVID-19, nos encontramos ante el desafío de proteger la salud mental. Para ello fueron aconsejadas acciones como: minimizar la sobrexposición a las noticias que se conviertan en disparadores de ansiedad, informarse en intervalos regulares de tiempo mediante fuentes confiables, sostener relaciones sociales mediante medios digitales, aún más en situaciones de aislamiento social, mantener rutinas saludables de sueño, convivencia y alimentación, reduciendo el riesgo de consumo de drogas y sustancias que causan perjuicio a la salud, así como establecer ´´dentro de lo posible´´ patrones armónicos de convivencia familiar.

En las recomendaciones brindadas por la OMS, hay un llamado especial al personal sanitario a mostrar empatía en la asistencia a aquellas personas con trastornos mentales previos. Se brindan consejos personalizados a adultxs mayores y a cuidadorxs de personas con algún deterioro cognitivo, que necesitan la explicación clara, simple y repetida de lo que está sucediendo y de cómo reducir el riesgo de infección.

Niñas, niños y adolescentes en el hogar de acuerdo a esta guía, deben mantener rutinas habituales de estudio y crear junto al resto de la familia nuevas actividades que permitan canalizar el miedo y la ansiedad generada ante la situación presente. Experimentar un vínculo emocional seguro y consistente en el hogar, es uno de los resortes fundamentales del bienestar emocional en la infancia. Se recomienda, por tanto, evitar separaciones abruptas y/o transitorias de madres, padres u otras figuras principales de apego, durante el tiempo de cuarentena.  

Nuevos desafíos se hacen presente en nuestra cotidianidad: sostener nuevas formas de estructuración del lazo social; proteger de forma especial la salud propia y la salud de personas cercanas, así como establecer una red de solidaridad y ayuda comunitaria, que sea extensiva a personas con mayores vulnerabilidades psicosociales, para que estas no sientan el impacto mayor de la crisis.

Salvaguardar la salud mental

De Freud, aprendí, el significado de la palabra sublimación. Oliverio Girondo, en su acertada intención de hacerla poesía escribió: ´´!En la vida hay que sublimarlo todo…no hay que dejar nada sin sublimar!´´ Y de eso se trata, de que podamos crear un producto cultural, literario, cinematográfico, periodístico, musical, artístico, científico, una iniciativa comunitaria y más, a partir del impulso subjetivo que se desata en cada persona, tras vivenciar las circunstancias actuales. El arte y su expresión en la vida social, siempre han tenido una dimensión sanadora y de liberación espiritual.

Especialmente en los niños, la expresión emocional que se hace posible mediante dibujos y juegos temáticos, tienen efectos terapéuticos que ayudan a reducir la ansiedad y las tensiones emocionales.  Hacer un registro en una especie de diario o agenda donde se testimonie con cierta frecuencia cómo vamos viviendo cada día de cuarentena, puede resultar una iniciativa útil para todas las edades.     

Visualice mentalmente todo lo que podrá hacer cuando pase este periodo de aislamiento y disfrute la espera

Se recomienda a los miembros de la familia, dividir de forma democrática y equitativa el trabajo de cuidado y doméstico, de modo que la carga mayor no recaiga exclusivamente en las mujeres. Una de las causas principales de conflicto en las familias actuales es la distribución desigual de tareas a partir de la reproducción tradicional de roles de género.   

Es importante conservar la sensibilidad en estos tiempos ante toda vivencia humana. No dejar perder la capacidad de apreciar la belleza de la vida cotidiana que se nos presenta aun desde un escenario perturbador. Hay que seguir contemplando el cielo y el mar cercano, desde cualquier hendija de la casa. Admirar la belleza de la naturaleza es una fuente generadora de relajación mental que permite una conexión directa con el sentimiento de ´´estar vivxs´´.  

Plantearse nuevos desafíos y motivaciones durante este periodo, puede ser otra opción para contrarrestar la desidia y la monotonía. Aceptar el reto de escribir un libro o artículo para una revista, terminar el capítulo teórico de una investigación, leer una página cada día de un argumento diferente, preparar nuevas recetas de cocina, realizar arreglos y reparaciones simples en el hogar, son algunas de las cosas que podemos hacer para mantener la productividad y experimentar la satisfacción de ver realizadas las metas propuestas. Es recomendable desarrollar tareas que te permitan obtener una sensación de logro al final del día.      

¿Cómo manejar la ansiedad y las emociones de displacer durante este tiempo?

Un grupo de psicólogos de Reino Unido que trabajan desde la Psicología basada en evidencias, compartieron desde el sitio web https://www.psychologytools.com , una guía con traducción en diferentes idiomas, acerca de cómo vivir con la ansiedad y la preocupación en medio de una incertidumbre global. Mediante el uso de la psicoeducación y la selección de ejercicios prácticos, estos especialistas brindan alternativas diversas para manejar la ansiedad que, presentándose en umbrales excesivos, puede devenir en un trastorno mental.

El cuidado de las emociones es uno de los pilares esenciales de una salud y equilibrio mental. Las creencias y pensamientos positivos tienen un papel determinante en el control de las emociones y el manejo efectivo de la ansiedad. En este sentido la depuración de pensamientos menos sanos y la apuesta por pensamientos más elevados y nobles, resulta conveniente.

Intente sustituir pensamientos catastróficos (´´todxs vamos a morir ante esta pandemia´´), la exageración de lo negativo (´´vamos a terminar el año 2020 en cuarentena´´) y los pensamientos generalizadores (´´todos los sistemas sanitarios del mundo van a colapsar porque es una pandemia de fácil propagación´´), por creencias más tranquilizadoras y pensamientos realistas (´´Esta crisis va a pasar´´).

Es importante conservar la sensibilidad en estos tiempos ante toda vivencia humana. No dejar perder la capacidad de apreciar la belleza de la vida cotidiana que se nos presenta aun desde un escenario perturbador

Desde la psicoterapia cognitiva conductual se brindan otras técnicas de control de la ansiedad que usted puede poner en práctica desde su hogar.  La realización habitual de ejercicios físicos permite evitar el exceso de activación del sistema nervioso. Realice ejercicios de meditación y respiraciones lentas, profundas y diafragmáticas al menos durante 15 minutos cada día. Ponga música instrumental de fondo y practique progresivamente la relajación de cada parte de su cuerpo. Si todo esto le parece difícil, intente buscar la guía de un profesional de la psicoterapia en espacios virtuales.

Visualice mentalmente todo lo que podrá hacer cuando pase este periodo de aislamiento y disfrute la espera. Más que pensar en todo lo que hubiera podido hacer de no existir la cuarentena, céntrese en el aquí y ahora, y piense qué puede hacer ahora por su bienestar desde las nuevas condiciones en las que se encuentra.  

Redes de apoyo psicosocial digital disponibles en Cuba ante el Covid 19.

El cuidado de la salud mental se materializa, además, en la posibilidad de acceder y buscar ayuda especializada cuando aparecen los primeros signos de malestar o sufrimiento psicológico.  Es una responsabilidad individual elegir beneficiarse en espacios sanitarios y es una responsabilidad del Estado también, poner a disposición de la población servicios de protección de las necesidades básicas de salud.  

Las posibilidades de acceso a estos servicios en la actualidad, sin incumplir las medidas de distanciamiento físico impuestas, han sido posibles a partir del uso de las nuevas tecnologías. Ante la imposibilidad de desarrollar consultas presenciales de Psicología y Psiquiatría, la psicoterapia online, telepsicología y la orientación psicológica a distancia, relucen como alternativas más favorables.

La Agenda Cubana de Noticias reportó semanas atrás, el nuevo servicio de consultoría en línea mediante grupos creados en WhatsApp, que ofrece actualmente la Sociedad Cubana de Psicología. La atención ha estado dirigida fundamentalmente a familias con hijxs, profesionales de salud que se encuentran en la primera línea de apoyo y riesgo sanitario, adultxs mayores y familias vinculadas con las migraciones.

Ante el aumento de la violencia de género y la violencia doméstica en el mundo alertada por la ONU durante la cuarentena, se implementan nuevas iniciativas desde la sociedad civil cubana, como la creación de un espacio de consejería para brindar atención psicológica, asesoramiento legal y acompañamiento a mujeres que sufren maltrato, desde la Plataforma virtual Yo sí te creo en Cuba. Se mantienen activas otras redes de apoyo como la consejería del centro no gubernamental OAR en La Habana y el espacio de atención psicopastoral del Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo de Cuba,

Aprovechar las iniciativas sociales y acceder a nuevos espacios de ayuda profesional digital, aunque solo se beneficie esa parte de la población cubana que usa medios tecnológicos, es una alternativa valiosa y enfocada en el bienestar social. Las posibilidades de mantener la salud mental resultan solo a partir del reconocimiento de que ´´nadie es una isla y que cada persona es un pedazo de ese continente que llamamos humanidad´´.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s