¿La democracia al centro del debate político cubano?

Por Roberto Veiga González

Entre otras labores, realizo un estudio sobre cuestiones políticas sensibles que desafían el presente cubano y determinarán su futuro. Pronto culminaré la primera fase. Está consiste en entrevistas, la recopilación de opiniones, y un análisis a partir de ellas. Todos estos materiales, en su momento, serán publicados en una monografía. Además, reitero, el análisis sería, a la vez, el inicio de una segunda fase.

No obstante, la cualidad de las entrevistas y de opiniones organizadas a modo de artículos, demanda compartirlas con prontitud, no esperar a la culminación de la fase, cuando serán divulgadas en la monografía. Por ello he comunicado con sus autores para solicitar la autorización y la mayoría ha ofrecido el consentimiento. 

Durante las próximas semanas serán publicadas. Encontrarán autores destacados y una diversidad significativa de posiciones en torno a cómo gestionar el futuro próximo que necesitamos, deseamos. Tal vez estén presente casi todas las posiciones políticas, si bien faltarían los matices y las claridades que otros pudieran aportar.

Sería beneficioso distinguir las opiniones tal vez confluentes, las posiciones diferentes, en algunos casos distantes, y aquellas posturas contradictorias entre sí. Ello brindaría la oportunidad de compartir anhelos, de reconocer peligros, de comprender aquellos retos que nos dividen y demandan diálogo, comprensión, ruptura definitiva de obstáculos.

Por otro lado, si al leer los textos, no ocurre lo anterior, y se suscitan molestias, embestidas, deslegitimaciones, en unos casos por los criterios de unos y en otros por las posiciones de otros, nuevamente sería un mal signo. Indicaría que tal vez aún no estamos preparados para alcanzar la estatura civilista que demanda el salto hacia un Estado de derecho como el que proclamamos. O peor aún, podría revelar una débil tesitura ciudadana, incapaz de enfrentar los desafíos actuales.

Pero también podríamos encontrar este daño y, a la vez, sobresalir la virtud. Quizá entonces podríamos salvarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s