El cambio que deseamos reta nuestra libertad

Por Roberto Veiga González

La actual realidad cubana es sumamente difícil y desafía a los criterios políticos. Unas posiciones, poco diversas, se agrupan en torno al término “continuidad” y otras, inmensamente plurales, en torno al “cambio”.

El deseo de los primeros, si nos atenemos a lo traído hasta aquí, tal vez podamos esbozarlo. Pero sería mucho más complejo alcanzar una aproximación al anhelo de los segundos, que no se aproxime demasiado a una mera negación de muchísimas de las cuestiones que los otros desean “continuar”.

Los términos “libertad”, “democracia”, “elecciones”, etcétera, podrían significar poco. Sería necesario, además, que las diferentes corrientes ideo políticas enfaticen cómo y para qué los conciben. Por la subida de esta colina aún no hemos transitado de manera suficiente.

Además, los modelos de democracia y de Estado, las estrategias políticas y las actitudes ciudadanas, etcétera, de cada cual, siempre emanan de motivaciones antropológicas. Una de ellas, muy importante, es el modo en que concebimos nuestra relación con “los otros”. De ello depende, en enorme medida, la proyección política de cada persona.

Si consideramos la mayoría de las actuales opiniones en las “ágoras cubanas”, podríamos concluir que aún hemos transitado menos por esta senda del “ser democrático”. Un ciudadano no es más demócrata de que otro por la convergencia de sus ideas con tales o más cuales inclinaciones, aunque ello sea un elemento importante a valorar. Lo es por la manera libre, responsable y respetuosa (o sea, democrática) con que promueva su cosmovisión ideo política y se relacione con las otras.   

Hace pocos días intercambiaba al respecto con un colega no cubano, pero muy cercano a nosotros. Me decía, “siempre la política ha dividido demasiado a los cubanos y los contendientes se han infligido daños pavorosos; pero las diversas posturas, aunque horrendas en ocasiones, poco democráticas a veces, eran sólidas, coherentes, de verdad. Ahora, en general, tanto en el gobierno como en buena parte de la pluralidad alejada de este, parecen criaturas pequeñas que aún no saben comunicar en sus relaciones con la vida y, por ello, sólo balbucean, lloran, gritan. Necesitan madurar”. No simpaticé con esto y aceptó que, junto a eso, se distinguen significativos profetismos.

Necesitamos que estos últimos prefiguren la realidad. De seguro sus exponentes tendrán que hacer derroche de una manera libre, responsable y respetuosa de promover la cosmovisión ideo política propia y de relacione con las otras; formular y construir el sentido profundo de los actuales anhelos; ejercer una ciudadanía completa; y empinar una solidaridad capaz de adquirir carácter “nacional”.

Ciertamente, resulta necesario advertir que, como afirmaba Ortega y Gasset, “el hombre es él y sus circunstancias”. Pero a la vez, considerando la fibra profunda de lo humano, de lo político, estamos forzados a incorporar ese testimonio fundamental de Sócrates. Este sustenta que la persona, sostenida en su conciencia, puede trascender las circunstancias, con la responsabilidad, por la responsabilidad, para la responsabilidad.

Pero ello será difícil al modo que hemos andado, si bien existen actores y proyectos destacados. Debería expandirse una zona ciudadana capaz de fascinar en la búsqueda de un bienestar que trascienda lo económico. Esta perspectiva, además, podría sostener la posición crítica, pero junto a la propuesta sólida, y también debería procurar la avenencia entre todos los actores, siempre que -paradójicamente- esa “concordia” no sea obstáculo para el avance decidido hacia esa Cuba mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s